Dexter, o la fascinación por el lado oscuro, Parte I

No es nuevo que los personajes que puedan encuadrarse dentro del “lado oscuro”, causan fascinación entre un gran sector del público. Los tiempos en los que el bueno siempre es bueno y el malo siempre es malo pasaron hace tiempo, aunque se sigan encontrando casos. Normalmente los malos destacan porque tienen una personalidad más elaborada, aunque solo sea por la necesidad de justificar su comportamiento. Sea como sea, hoy día los personajes tienen matices que los humanizan, o no. Ese es el planteamiento de Dexter, un asesino en serie que trabaja en la policía de Miami y solo elimina de la circulación a gente que, según su código ético, debe morir.

 

Con esta premisa arranca la primera temporada, en la que vamos descubriendo a los personajes principales, el entorno y los métodos de proceder del protagonista. Esta temporada podría considerarse, hasta cierto punto, como una serie de intriga policiaca más, con un asesino en serie peligrosísimo que tiene en jaque a todo el cuerpo y que intenta jugar con el protagonista. Pero claro, cuando el protagonista es una persona que dice carecer de sentimientos y siente impulsos de asesinar, la narración se enriquece bastante.

La trama central se centra en la búsqueda del Ice truck killer, un asesino que desangra a sus victimas y las corta en pedacitos, y que sabe a lo que se dedica Dexter. Este hilo conductor sirve para ir viendo la evolución del protagonista y sus relaciones sociales, como finge para que la gente no sepa quien es y mantenerse a salvo, además de parecer una persona normal. Poco a poco vamos viendo que, pese a lo que nos intenta vender la voz en off, Dexter es más humano de lo que él mismo piensa. Puede que no comprenda a Deb, su hermana y compañera de trabajo, pero la proteje porque le importa, luego siente. Otro ejemplo más claro es lo que ocurre con su novia, Rita. Empieza con ella porque le tiene pánico al fornicio y así evita que no vea que está vacío, pero cuando por fin percuten, resulta que no lo ve vacío. En estos dos ejemplos, y en los recuerdos de su padre adoptivo, es dónde se ve que Dexter va siendo cada vez más persona. El resto de secundarios, como Laguerta, Batista o Masuka no están mal, pero el único que le causa un sentimiento, en este caso preocupación a Dexter, es Doakes, quien intuye que algo oculta.

 

 

Durante toda la temporada, el Ice truck killer (es que si digo el asesino del camión refrigerado no mola tanto), va desafiando a Dexter, dejándolo elementos que le hacen indagar en su memoria y en su pasado. Todo ello le lleva a conocer porque es así, dónde empezó todo, le lleva a plantearse si el código que Harry, su padre adoptivo, le enseñó, merece la pena, y piensa que no está solo en el mundo, que hay alguien como él, que está a su altura y con quien puede jugar. Por supuesto, la identidad del Ice truck killer no se revela hasta el tramo final de la temporada, aunque se agradece que lo hagan unos episodios antes de la finale, para ir encarrilándola y transmitir mayor dramatismo al espectador.

 

Toda esta rivalidad termina con una decisión que deja claro que Dexter no es malo, necesita matar, sí, pero no puede hacérselo a cualquiera, y menos a alguien que le importa, porque mal que le pese a él, le tiene cariño y le preocupan algunas personas, y la decisión que toma, en contra de lo que piensa por dentro, la hace porque es lo mejor para esas personas.

 

 

Lo que hace especial a esta serie es que, pudiendo haberse limitado a la historia de una investigación o de un psicópata, profundiza en la complejidad de los sentimientos humanos. Según le van ocurriendo cosas a Dexter y a la gente de su entorno, este va desarrollando sentimientos complejos, que hasta cierto punto hacen que simpaticemos con un personaje que es un asesino en serie. Este juego del ser aparentemente vacío que acaba llenándose, como uno pese a su aparante naturaleza puede seguir un rumbo que le permita encontrar un bienestar interior. En el fondo, todos somos un poco Dexter, no digo que cualquiere forre una pared de papel albal y descuartice a alguien, lo meta en bolsas de basura y lo tire al Guadalete, pero todo el mundo tienen impulsos de hacer cosas que no están bien vistas, y pese a ello, como Dexter, tenemos un fondo.

 

En conclusión, la idea que se puede extraer de esta primera temporada, es que los personajes complejos, sobre todo aquellos aparentemente malos, tienen muchas más posibilidades de llegar al público que los buenos simples que luchan por el bien, el amor y la justicia, y todos esos rollos macabeos. Los personajes del lado oscuro son lo que nunca seremos la mayoría, y por eso nos atraen.

Anuncios

3 Responses to Dexter, o la fascinación por el lado oscuro, Parte I

  1. capi dice:

    A mi Dexter me tiene fascinada,me parece una de las series más redondas y sobresalientes de los últimos años a todos los niveles.El punto fuerte está claro que es la compleja personalidad del protagonista,es un asesino,dice que no tiene sentimientos pero es imposible no ponerse de su parte y rezar para que todo le salga bien.
    En lo que no estoy de acuerdo contigo es en que los personajes oscuros o de dudosa moralidad sean siempre los más interesantes.Si un personaje es complejo y está bien perfilado no es necesario que sea un “malo” para ser atrayente(un claro ejemplo es Jack Shephard xd)

  2. Carlet dice:

    ¡¡¡¡No puedo esperar a que llegue la tercera temporada de Dexter, pero hasta verano me parece que nada…!!!!

    Es un personaje que me encanta porque tiene que fingir la normalidad más absoluta para no descatar y poder llevar una vida lo más normal posible. Sabe lo que está bien y lo que está mal, se lo enseñaron muy bien, y por eso sabe reconocer a las buenas personas y trata de ayudarlas. Pero no creo que sea porque tenga sentimientos sino por su afán de supervivencia, porque tiene que hacer siempre lo correcto… sabe su hermana es su hermana y que por eso la tiene que cuidar, por ejemplo. Pero cuando conoce otra forma de vida, la del Ice Truck Killer (cómo mola, tienes razón), se replantea muchas cosas, se tambalean sus pilares…

    … y además es guapísimo!

    Ala. 😛

  3. J. Pablo dice:

    Capi, hasta con Jack pasa, cuando tiene un punto regulero que se le va la pinza mola más como personaje. Carlet, ya te vale, mira que quedarte de Dexter con la guapura… xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: