Crítica Lost 4×11; “Cabin Fever”

El tiempo y su percepción son relativos… lejos de meternos en estos temas que tan de actualidad están en Lost, me vengo a referir en lo largo o lo cortos que se te pueden hacer 40 minutos. La semana pasada, con “Something Nice Back Home” cuarenta minutos parecieron 3 días sin comer, mientras que con el undécimo episodio de la cuarta temporada de Lost, “Cabin Fever”, cuando ves que termina el episodio parece que solo hubieran pasado diez minutos. No es algo exclusivo de las series, ni del cine, cuando uno está ante algo que le agrada, el tiempo vuela. Llevo toda la temporada clasificando por géneros, para este no encuentro una calificación apropiada, de hecho, la única forma que se me ocurre para clasificarlo es como de Lost puro y duro. No importa que John Locke esté como una regadera, sus episodios, como los de Desmond o Ben, suelen ser geniales, y este no es una excepción.

“Cabin Fever” es tensión pura y dura, durante todo el episodio estás espectante a ver la siguiente escena, saber que va a pasar. Incluso con el arranque inusual, nos pasamos todo el tiempo preguntandonos que es lo siguiente. Empezando fuerte, por el flashbacks, tenemos la confirmación de que Locke es especial, y que estaba destinado a terminar en la isla. Para ello vemos una de las primeras sorpresas del capítulo, Richard Alpert estuvo en el hospital cuando John nació, y por supuesto seguía igual de joven que siempre. Vemos que lo intentó reclutar, que quiso ver si era especial, si era alguien que es o fue, pero Locke falló, y ahí se confirma que su vida sería miserable hasta el momento en el que pisa la isla. Se nos confirma que ya era patético en el instituto, dónde la isla le volvió a llamar, y volvió a no ir. El último fragmento nos lo muestra ya tullido, y vemos a Abaddon, el reclutador los protagonistas de “Confirmed Dead”, y terminar de despejar dudas de dónde tiene que acabar. No voy a entrar a especular sobre bandos, reencarnaciones, niños muertos vestidos de payaso ni demás parafernalia, este episodio es grande porque recupera aquella bonita costumbre de meternos en flashbacks personajes que conocemos pero los personajes no, como pasó con Christian Shepard (luego iré con este que tiene tela) en los casos de Ana Lucía o Sawyer. Son viejos detalles que de vez en cuando se agradecen.

En el carguero se monta, hablando mal y pronto, un pifostio del copón. Keamy es un cabronías, el actor que se han buscado lo borda (menos mal que no han puesto a Adam Baldwin, en el momento que un Baldwin pisa una serie, la producción se jode). Hay mucha gente a la que la trama del carguero le parece cogida con pinzas, a mí me gusta. Keamy es un mercenario tocado del ala, que tiene sed de sangre y se divierte pegando tiros, le da igual matar a quien sea para cumplir el objetivo, y si el capitán se le pone farruco, que va a hacer el pobre muchacho, tendrá que matarlo, no va a dejar que un piloto buenazo se salga con la suya y no los lleve a la isla para que la pongan patas arriba. Genial Desmond, que se queda esperando a Penny y que no piensa volver a pisar la isla. Hay quien lo acusa de egoísta, yo más bien creo que es alguien que se preocupa por sí mismo y con razón, ha estado viviendo 3 años con un tío en un bunker pulsando un botón, está relativamente cerca de volver a ver al amor de su vida, y no ha vivido tanto tiempo con los supervivientes como para tener la relación que tiene por ejemplo Sayid, así que no veo tan raro que mire por sus intereses. Sayid es otro grande, siempre lo ha sido, y como convence al capitán para ir al rescate. Lapidus también intenta ayudar a su modo, pero ya podía poner un post-it en el iPhone para que el grupo de Jack no vaya a buscar una muerte segura…

El meollo del episodio está en lo que ocurre en la isla con Ben, Hurley y Locke buscando la casa de Jacobo. Vuelven los sueños con muertos, ya le ocurrieron con Yemi, el hermano de Eko al que no conocía de nada, así que tampoco es para tanto que ahora vea a Horace, muerto en la purga, y le de indicaciones, es algo que lleva presente mucho tiempo en la serie este tipo de apariciones. Y siguiendo lo que le dicen, una vez más, Locke encuentra la fosa común de la purga, y un mapa en el cadáver putrefacto de Horace que le lleva a encontrar la cabaña. Hugo y Ben se quedan fuera, este último ya no se siente especial, y gracias a ello tenemos un entrañable momento en el que los dos comparten una chocolatina. Con Locke ya dentro de la cabaña seguimos sin ver a Jacob, dentro está Christian Shepard actuando como el Metatrón en Dogma, habla en nombre de Jacob, pero lo más sorprendente no es ver al padre de Jack allí, si no a Claire, con una cara de drogada que no puede con ella, es de las pocas veces que este personaje consigue llamar realmente la atención en muchos episodios. Y bueno, para acabar el episodio, la frase de la semana, para salvar la isla hay que moverla… no, si al final acabará siendo Krakoa y veremos a la segunda generación de hombre X en acción.

Concluyendo, “Cabin Fever” es uno de esos episodios que no deja indiferente, y que sin dejar todo lo que se ha avanzado en la narrativa tiene cierto regusto clásico pero con estilo, retoma elementos y es capaz de salvar a un personaje que deambula como pollo sin cabeza. Este episodio es tensión pura y dura, te mantiene pegado al asiento, y plantea las 3 horas de la finale de forma magistral. También es de agradecer que hayan vuelto a aparecer los del carguero, y que todo este listo para un final potencialmente genial. Sea como fuere, puedes ver este episodio dos veces seguida que se te hará menos pesado que ver la mitad del anterior, es lo que tiene que algo consiga conectar con el espectador, y sobre todo, mal que le pese a muchos, que el verdadero protagonista de Lost, esté de vuelta, no importa que no sea el personaje que más flash lleve, el nos demostró hace más de 3 años que era Lost, y con este episodio nos lo ha vuelto a demostrar.

Anuncios

2 Responses to Crítica Lost 4×11; “Cabin Fever”

  1. Spike dice:

    Me encanto, Keamy que se pronuncia como “Kimi” de “Compañeros”, es un personaje que me gusta. Es un cabronias total y acojona con la mirada de te voy a hacer añicos chaval.
    Lo del cadaver del medico explica lo del misil que tardaba mil en llegar y lo del paracaidas con comida que aparecia en la segunda temporada. El desfase temporal que hay en esa isla es brutal.
    Los flashbacks de Locke en su tonica depresiva de siempre. No por malos sino porque creo que es el que peor vida ha tenido. Desde pequeño ya… El dibujito del humo fantastico. Por cierto ¿No deberia haber reconocido a Richard en la tercera temporada? Yo de un tio tan peculiar me acordaria aunque hubiern pasado mil años…
    Estoy loco por ver como acaba esto y con que intriga nos dejan pa la quinta…

  2. Agugu Apapa dice:

    yo apenas esoy viendola, ok ya se que estoy en el 2011, pero apenas la estoy viendo y este capitulo me impresiono!!!
    Entonces el papa de JACK & CLaire esta vivo??? el es JACOB???
    porque KATE tiene a AARON???? que le pasara a CLAIRE???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: