Funny Games

Cartel 2No soy un gran aficionado a los remakes, sobre todo cuando conozco la obra original, pero cuando no la conoces, estos refritos cinematográficos sirven para descubrir, a menudo, alguna buena película que no viste cuando se estrenó. Es el caso de Funny Games, del director alemán Michael Haneke, que decidió volverla a hacer, esta vez con actores americanos, diez años después de la original. Teniendo en cuenta que en 1997 mi edad me hacía ver películas como Independence Day (que me sigue haciendo gracia a día de hoy, que le vamos a hacer), aquella película no la llegué a conocer. Juzgando la versión de 2007 sin tener en cuenta su versión anterior, me ha parecido una buena película, que muestra hasta que punto la simpleza del ser humano puede ser mucho más aterradora que cualquier monstruo construido con efectitos y 3D Studio. Funny Games es una película que, sobre todo, transmite al espectador una sensación total de inseguridad, al ver como una situación aparentemente inocente puede acabar convirtiéndose en un infierno.

A nivel técnico la película tiene grandes aciertos, aunque cuando estos aciertos se reiteran hasta la saciedad se convierten en errores. Haneke juega a insinuar, en casi ningún momento vemos ninguna escena violenta explícita, todo se deja caer, o simplemente deja que el sonido nos cuente lo que ocurre mientras la cámara se sitúa fuera de acción. Este recurso en determinadas escenas es muy bueno, en otras, como una en la que Naomi Watts busca unos alicates, totalmente innecesario. Haneke, en un intento de ser lo más realista posible, usa planos secuencias muy largos, tan largos que se llegan a ser pesados pese al verosimilitud que transmiten. Destaca también la ausencia de banda sonora, y esta ausencia provoca, precisamente, una mayor sensación de agobio, puesto que los gritos, golpes, ocasionales disparos y demás estruendos, así como los silencios, provocan que el espectador llegue a agobiarse.

A nivel interpretativo, Naomi Watts realiza un buen papel de víctima, Tim Roth también, aunque los verdaderos protagonistas son Michael Pitt y Brody Corbet, que consiguen que dos pijos con flequillo americanos acojonen como ellos solos. El niño no lo hace especialmente mal, pero por suerte no tiene mucha presencia en pantalla, por lo que no se hace especialemente insoportable ni molesta al desarrollo de la película. Algo parecido sucede con el perro.

En conclusión, Funny Games es una forma diferente de pasar un mal rato en el buen sentido. Trata la temática de los psico-killer desde una perspectiva mucho más cercana y creible que otras producciones, y eso es lo que llega a acongojar al espectador, que cualquier chaval aparantemente normal puede convertir tu vida en un infierno en un momento y destruir todo tu universo. Por suete todo ello está bien narrado, lo que evita que la película se haga pesada. Como nota negativa, odio que los personajes hablen a cámara cuando no es una comedia, incluso en las comedias me chirría, pero esos momentos tienen un pase al lado del absurdo momento rewind cuando va llegando el final de la película, que aunque está bien porque juega con el espectador es un recurso bastante tramposo. Pero pese a todo, es una película muy recomendable ahora que llegan meses cargados de cine pachanguero, puesto que entretiene, no es lo de siempre y, por suerte, tampoco es una gafapastada.

Anuncios

3 Responses to Funny Games

  1. Chiqui dice:

    No sé por qué yo no termino de ver a la Watts en el papel que hizo Susanne Lothar, hablo por hablar, sólo he visto el trailer del remake, pero no sé, las caras de angustia de la Lothar son demasiao…

  2. Calintz dice:

    Pues chico, el viernes ví la peli en el cine y me pareció una soberana mierda.

    Abuso de planos estáticos que no transmiten NADA, excesivas sobreactuaciones por parte de Tim Roth, una Naomi Watts a la que da la impresión que le sude el nabo que acaben de volarle la cabeza a su hijo delante suya solo por “seguir un juego”, la absurda escena del rebobinado…

    En definitiva, una PUTA MIERDA con mayúsculas. Ahora bien, de fijo que dentro de unos años se convierte en peli de culto, tiene toditos los ingredientes, como pasó con Dogville. El tiempo verá si me tiene que dar la razón o no, pero me imagino con 30 y pico años escuchando a las futuras generaciones de gafapastas decir maravillas sobre este fiasco hecho película.

  3. Rosa dice:

    Bueno yo creo que la película de culto es la primera, esta es sólo por sacar pasta, pero como entretenimiento está muy bien.
    Dicen que segundas partes nunca fueron buenas y seguramente hacer esta era innecesario pero yo pasé un buen rato en el cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: