La Niebla, de Stephen King

Nunca he sido un seguidor de la obra literaria de Stephen King, más que nada porque nadie me ha prestado un libro suyo y el hecho de arriesgar con según que autores me parece arriesgado, sobre todo cuando su producción bibliográfica es tan basta. Por otro lado, he visto alguna que otra adaptación de su obra al cine. La última ha sido La Niebla, adaptada y dirigida por Frank Darabont. La película mezcla dos tipos de terror, el psicológico y sociológico, en los que sobresale, y el explícito que recurre a “monstruos”, aunque más que para asustar al espectador asusta a los personajes y refuerza el aspecto de terror psicológico, del miedo a lo que se desconoce, a lo que no se puede ver, a lo que esconde La Niebla.
La acción transcurre en un pequeño pueblo del interior de Estados Unidos, en una zona boscosa que recuerda a los alrededores de Twin Peaks, aunque la mayor parte del film transcurre en el supermercado de la localidad, lugar dónde quedan atrapados una gran cantidad de personajes a causa de la niebla, o mejor dicho, de lo que ha venido con ella. Tenemos al padre, protagonista de la historia, que se preocupa por su hijo pero además tiene esa cualidad que le hace líder espontáneo y un intento de héroe, al vecino gruñón, los mecánicos paletos, los militares de paso, la atractiva profesora nueva, y la fanática religiosa, pero pese a lo tópico de los roles, consiguen que la maquinaria funcione bien y cumple cada uno perfectamente su función. Importante es también la interrelación entre ellos, puesto que de ahí salen muchos de los golpes de humor que tiene la película (por ejemplo cuando Marcia Gay Harden suelta aquello de “cuando quiera una amiga como usted cagaré una”).

El reparto cumple, Thomas Jane está correcto, Laurie Holden (quien interpretó a Marita Covarrubias en Expediente X) también, los secundarios no desentonan, pero quien realmente destaca es Marcia Gay Harden, que consigue que el espectador llegue a no soportarla hasta el punto de estar esperando cuando será el momento en el que muera y deseando que no triunfe, puesto que es, en gran medida, la culpable de la situación de terror sociológico que se vive en la película.

Y el terror sociológico, es, precisamente, el punto fuerte de la película. La Niebla va más allá del “uy, que susto, un nube con monstruos dentro”, sino que ahonda en el terror colectivo que pueden provocar situaciones de inseguridad dónde los mecanismos de la sociedad moderna dejan de funcionar. Da pavor ver como una zumbada fanática de la religión puede tergiversar la realidad para que la sigan, pero más miedo da ver como un montón de gente ante esas situaciones pierde cualquier atisbo de racionalidad y son capaces de matar no por supervivencia, sino por seguir los designios de una perturbada, aunque lo realmente triste es que en el mundo real, lejos de la mente de Stephen King, estas cosas suceden, gente que sigue ciegamente a cualquier zumbado y hacen lo que se les pide, es por eso que la película asusta, porque refleja mediante la ficción un terror muy real.

A nivel técnico la película no es nada del otro mundo. Al hecho de que casi toda la acción transcurra en un mismo lugar se le añade que cuando no es así todo transcurre entre la niebla, lo que llega a dar sensación de monotonía. Los efectos especiales, empelados sobre todo con las criaturas que trae la niebla, son bastante mejorables, pues que se nota demasiado, en muchas escenas, el uso de la infografía. La banda sonora, por su parte, es muy aceptable, y cumple su función de integrarse dentro de las escenas, es decir, está ahí pero no roba protagonismo a la acción, sino que la complementa.

En conclusión, La Niebla es una película entretenida, aunque un poco larga, y que pese a la limitación de espacios los consigue sobrellevar. La película es muy recomendable para los seguidores del cine de terror que busquen algo más allá de clones de Saw o de la última de monosaurios voladores infectados y realizados con gráficos dignos de una Voodoo 3. Es una película con un mensaje claro, y aunque según se acerca el final se hace predecible, la última escena de la película es justo la que necesita. La Niebla posiblemente no sea un clásico moderno, pero es una muy buena opción para ir al cine y no sentirse uno como si tirara el dinero al water.

Anuncios

2 Responses to La Niebla, de Stephen King

  1. retro8bit dice:

    Muy buena reseña no lo habría dicho mejor.

    Ya somos 2 ,no he leído muchas obras de este autor pero si he visto varias de sus adaptaciones al cine como: Cementerio de mascotas(mi favorita),Carrie,Red Rose,El Resplandor,Christine(otra de mis favoritas),Cuenta conmigo,The Green Mile,Cujo,1408 y la Niebla.

    Saludos ^^

  2. […] siempre me han parecido interesantes. De hecho, Cadena Perpetua, de Frank Darebont (director de La Niebla) me parece una obra de arte. Incluso los primeros 12-13 episodios de Prison Break me gustaron […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: