Kevin Smith a medio gas en “Hacemos una porno”

zackymiriCuando uno tiene un director favorito espera pacientemente su próxima película. El que tenga como referente a Woody Allen en este aspecto estará satisfecho, total, a estreno por año tampoco tiene que esperar mucho. En el caso de Kevin Smith, han pasado tres desde su última cinta. Como ya hiciera en Jersey Girl (la cual he visto después de cinco años y es menos mala de lo que pensaba) prescinde de Jay y Bob y del “universo View Askew”, intentando alejarse en cierto modo de lo que más reconocimiento le ha reportado. Es cierto que antes tuvo que volver por allí en Clerks II, pero Smith sigue empeñado en demostrar que puede hacer algo más. Pues bien, Zack and Miri make a Porno, no termina de conseguirlo, porque en el fondo, el nuevo papel de Jason Mewes recuerda demasiado a Jay y porque pese al prometedor arranque de la película, la segunda mitad no deja de ser una comedia romántica más del montón. No es una mala película, pero el cambio tan brusco entre las dos partes de la historia le hace perder muchos puntos, aunque eso sí, para los que nos gusta ver los créditos, el “final oculto” hace que salgas del cine mucho más satisfecho que si te vas con el final “Standard”.

El guión de la película es medio bueno, medio mediocre. La primera parte, como ya he dicho, es muy buena, las situaciones y los diálogos recuerdan la gran capacidad de Kevin Smith para crear conversaciones que se quedan grabadas en la memoria, a la vez que es capaz de crear secundarios que impacten mucho más que los protagonistas. Se nota también que empieza a tratar temas acordes con su edad, como los reencuentros de instituto. Toda esa parte de la cinta es la que más recuerda a su estilo propio y personal. A partir de que los protagonistas, Zack y Miri, empiezan el proceso de producción de una película, hay un cambio hacia un enfoque más habitual aunque sigue siendo personal. El problema viene cuando se ve que en el fondo todo es una historia de TSNR (tensión sexual no resuelta) o peor aún, DAEA (descubrimiento amoroso entre amigos), por lo que el enfoque pasa a ser de comedia romántica con pinceladas de humor gracias a la temática de las producciones pornográficas de bajo presupuesto. Por supuesto, cuando entra en esta tónica, todo es previsible, pasteloso y muy moñas, y como he indicado anteriormente, si no ves el final oculto, acabas con una sensación de disgusto por lo que pudo haber sido y lo que fue finalmente. El guión de Zack y Miri tiene mucho potencial, pero parece que llegado cierto punto se tira por la vía fácil y la película se queda en correcta, sin más.

El nivel interpretativo es correcto. Seth Rogen lo hace bien, Elizabeth Banks no lo hace mal, Jason Mewes haciendo lo único que sabe hacer, que es el idiota, pero lo hace tan bien que no importa. Jeff Anderson está desaprovechado, en su nuevo personaje no despliega nada de la genialidad que se le ve cuando hace de Randall, quizá su encasillamiento sea por algo. El resto de secundarios bastante correctos todos, en especial Brandon Routh, que ahora se parece incluso más a Christopher Reeve que cuando hizo la decepcionante Superman Returns. Routh sirve aquí de medio para que se luzca el mejor personaje, interpretado por Justin Long (con quien coincidiera Smith en su papel en Live Free or Die Hard), que se mete en la piel del novio de Routh y que tiene las líneas de diálogo más desternillantes de la película

En conclusión, Zack and Miri make a Porno es un quiero y no puedo, porque ni es una película 100% Kevin Smith ni es una comedia romántica al uso 100%, y los experimentos, mejor con gaseosa. Porque la gente que busca en la cinta el estilo propio del autor, se queda con las ganas al ver solo una parte y pinceladas, y porque el público general que la vea como una comedia romántica pensará que tiene situaciones demasiado grotescas. La mezcla queda rara, a partir de un momento clave de la película se hace muy predecible y la moñez toma el control, obviamente no es algo en plan “Un paseo por las nubes”, pero es blando. Smith ya ha demostrado que puede hacer una comedia romántica mucho más personal, menos grotesca y que llegue más al público como fue Chasing Amy, por lo tanto, la historia de Zack y Miri no pasa más que por una película entretenida pero que no satisface del todo ni al fan, ni al casual.

Anuncios

2 Responses to Kevin Smith a medio gas en “Hacemos una porno”

  1. volga dice:

    Y qué me dices de la bastante desaprovechada Tracy Lords? Es Tracy Lords, joder! la musa del porno ochentero! Aquí se queda en un personaje llamado Bubbles, una especie de pornstar madura y sabia y una celestina maternal que ve enseguida el amor entre los amigos y les da consejos cómplices. Por dios!! ¿He dicho ya lo que podría haber dado de sí (jejejejejeje) Tracy Lords?
    Creo que Smith ha sufrido el síndrome de “tengo una idea de base tan buena que ahora tengo que concretar, porque hay muchas posibilidades de desarrollarla y muchos chistes posibles que hacer” Cuántas coñas puede hacer un eterno adolescente sobre un rodaje de porno? Pues las que hace Smith se me hacen pocas, poquísimas, para lo que podría haber sido.

  2. Spike dice:

    Lo mejor es Justin Long, desde luego que si. Yo sali igual del cine que cuando entre.
    Yo tambien opino que Tracy Lords podia haber dado mas de si, hasta la otra de las tetacas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: